image

0%


Más de 54 años de experiencia académica.

Inicio - Sobre Nosotros

Historia

Nuestros comienzos

Historia del Colegio

En el año 1965 las primeras Religiosas Oblatas al Divino Amor, llegaron a Panamá gracias a la ayuda de los Hermanos de la Salle, los cuales generosamente les ofrecieron una casa y todo lo necesario, mientras ellas se acomodaban para abrir la obra educativa.

El 18 de abril del año 1966 se abrió la pequeña escuela con alumnos para Preescolar y primer grado. Desde el primer momento pudieron contar con un Capellán, un sacerdote Jesuita. Desde el principio las Religiosas proporcionaron al estudiantado una formación fuerte en valores morales y espirituales, además de una educación académica sólida, según las exigencias de la sociedad y del mundo actual.

En el año 1974, las Religiosas pidieron el permiso necesario para construir el Colegio en una propiedad que habían adquirido en Villa Zaíta.

Con la ayuda de los padres de familia y con la aprobación de la Madre María Caterina Di Maggio, se inició la construcción del actual Colegio Nuestra Señora de Lourdes. Fue construido en diversas etapas y año a tras año las Religiosas, con verdadero espíritu de sacrificio, siguieron ofreciendo a los niños y jóvenes una estructura más cómoda y moderna.

Actualmente es una de las Instituciones más cualificadas, no sólo por la formación académica y científica, sino por la formación espiritual y cultural. Las Religiosas, junto con los docentes, ofrecen a los alumnos (as) la oportunidad de participar en los eventos que se realizan a nivel cultural, religioso, deportivo, científico y académico.

Los ex alumnos (as) son muy cercanos al Colegio y participan de los actos culturales y religiosos que allí se organizan. La oferta educativa que se da, va desde la Preescolar hasta el Bachillerato en sus diversas modalidades.

La formación espiritual ha sido una de las preocupaciones de las Religiosas, colaborando con las familias en la educación de sus hijos.

Por lo que la Pastoral Educativa de la Institución tiene como centro a la persona y reconoce que hablar de pastoral, es hablar de cercanía, encuentro y acompañamiento como maneras de dar a conocer el carisma de las Religiosas Oblatas al Divino Amor: el amor y la oblación; legado por la fundadora Sierva de Dios Madre Margarita Diomira Crispi.